Madame de Staël: mujer en Revolución

germaine-stael4Germaine Necker (1766-1817) fue una niña precoz que deslumbró desde muy pronto a familiares y amigos por sus atrevidas intervenciones en tertulias en las que participaba el más alto copete de las luces francesas: Diderot, Helvétius, Mably o D’Alambert. Años más tarde, cuando una de sus obras más celebradas por el incipiente movimiento romántico francés era prohibida por el mismísimo Napoleón, sería considerada como la intelectual que llevó a cabo la unión entre la razón ilustrada y la atronadora fuerza que comenzaba a cobrar el sentimiento. Una fusión en la que las ideas de Voltaire y D’Alambert quedaban fusionadas con el núcleo de los escritos de Rousseau.

Germaine Necker, más conocida como Madame de Staël por su matrimonio con el embajador de Suecia en Francia, fue mujer de carácter difícil e imponente. Sabedora de que el barón de Staël suponía un impedimento para la consecución de su felicidad, y si tenemos en cuenta que el marido doblaba en edad a la joven Germain –además de que el matrimonio fue casi una imposición de los padres de ésta– nuestra protagonista no tuvo reparos en mantener numerosas relaciones extraconyugales en las que el propio barón nunca se inmiscuyó. Con estas palabras se refería Madame de Staël al que fuera su primer marido: “perfectamente honesto, incapaz de decir o hacer tonterías, mas estéril y sin nervio: si no me hace infeliz, es porque no osa inmiscuirse en mi felicidad”. Su pasión (en un sentido amplio), la fortaleza de ánimo y una gran honestidad y altura intelectual fueron notas que siempre acompañaron a Germaine.

Hoy, quien aspire a destacar tendrá que enfrentarse al amor propio de los demás, y le amenazarán con pasarle el rasero cada vez que suba un peldaño por encima de los demás. […] Los acontecimientos son sólo la superficie de la vida: su verdadera fuente se encuentra por entero en los sentimientos (De la influencia de las pasiones).

Muy cercana a los ecos prerrománticos alemanes que se dejaban apenas escuchar en Francia (Novalis, los hermanos Schlegel, Schiller, Tieck o Wackenroder), Germaine fue al principio una declarada admiradora de los ideales revolucionarios franceses –a pesar de su noble origen–. Sin embargo, tras los acontecimientos provocados por la imposición del Terror en París, y como partidaria de la monarquía constitucional, se vio obligada a optar por el exilio en 1792. A este desencanto se sumó otro aún si cabe mayor. Su lucha en defensa de los derechos de la mujer, por cuya promoción velaba en apariencia la Revolución, no hizo sino invertir finalmente el proceso: a excepción de la reina (a quien incluso Germaine intentó librar de la guillotina mediante la publicación de un breve escrito), los hombres continuaban ocupando los puestos de importancia en el poder y la mujer seguía quedando relegada a cumplir con las tareas propias del hogar. De ahí que esta decidida autora decidiera llamar a la revolución, si bien femenina, presidida por un entusiasmo muy particular:

El verdadero entusiasmo debe formar parte de la razón, pues él le insufla el calor que la engrandece. […] Cuando se dice que la razón y el entusiasmo son incompatibles, es porque se confunde la razón con el cálculo, y el entusiasmo con la locura. Hay razón en el entusiasmo, y entusiasmo en la razón, siempre y cuando tanto la una como el otro surjan de forma natural (Reflexiones sobre el suicidio).

consideraciones-madame-de-staelMadame de Staël ocupa una posición singular en el contexto en que vive: lejos de quedar rendida ante la desesperanza que emanaba de aquellas circunstancias, y al contrario que otras personalidades impregnadas del espíritu romántico, Germaine siempre luchó por defender una actitud emprendedora y entusiasta, heredada muy seguramente de la educación que le proporcionaron sus progenitores. Jacques Necker, su padre, llegó a ejercer como ministro de finanzas de Luis XVI, puesto del que fue destituido en una primera ocasión por haberse atrevido a denunciar el despilfarro de la Corte; más tarde volverá a ser llamado por el monarca para intentar recuperar el enfermizo estado de la economía francesa, pero ya era demasiado tarde. Una relación, la que mantuvo Germaine con su padre, atravesada por la idolatría. La joven Necker llegó a asegurar que la “gran tragedia” de su vida fue no haber encontrado un hombre como su padre y no haber podido casarse con él. En los años finales de su vida confesaba a Chateaubriand: “Siempre he sido la misma: alegre y triste; he amado a Dios, a mi padre y la libertad”.

Fruto de este colosal pero siempre razonable –y razonado– amor por la libertad nació una de sus obras fundamentales, editada excelentemente por Arpa y traducida por vez primera al español de manera intachable y laudable por Xavier Roca-Ferrer: las Consideraciones sobre la Revolución francesa. Y es que, salvando la indudable calidad de las novelas más célebres de Madame de Staël, quizás sean estas Consideraciones su obra cumbre. En ella puso su espíritu, su alma, su entusiasmo por ver, vivir y forjar un mundo más justo. Como apunta atinadamente Roca-Ferrer en su muy completo estudio introductorio, “Las Considérations fueron un libro a la vez teórico y práctico, concebido para hacer reflexionar a los franceses sobre su propio futuro. Fiel a la idea de que la historia es una magistra vitae, sus mejores páginas no deben hacernos olvidar que la elocuencia […] tiene por objeto principal hacer triunfar un pensamiento político coherente”.

A lo largo de todo el volumen, de tan agradable como enriquecedora lectura, Madame de Staël abogó por la defensa de una premisa irrevocable: la libertad era la única vía posible para obtener la felicidad –tanto en el ámbito político como en el personal–. Sin embargo, y como cabía esperar, no faltaron tampoco los comentarios en su contra: el mismísimo Heinrich Heine, poeta y ensayista de fama inmortal, aseguraba que las convicciones liberales de Germaine se debían a un rechazo amoroso por parte de Napoleón; desde esta perspectiva, sus escritos contra el emperador no serían más que el producto de una mujer despechada, y así lo explica Heine en sus Confesiones: “cuando la buena señora se dio cuenta de que no conseguía nada con toda su persistencia, hizo lo que las mujeres suelen hacer en tales casos: se declaró en contra del Emperador. Expuso toda clase de razones contra su gobierno brutal y poco galante, y lo hizo durante tanto tiempo que la policía le dio la despedida”. Aunque, debemos decir, puede que Heine sólo muestre a través de tales comentarios una desleal envidia por el éxito cosechado por una mujer de tan sobresalientes facultades y tan eminentes sentimientos, como se muestra en este texto en De la influencia de las pasiones:

Un solo sentimiento puede servirnos de guía en cualquier situación; uno sólo basta para todas las circunstancias: la piedad. ¿Existe acaso otra disposición más eficaz para soportar a los demás o a nosotros mismos? El espíritu observador que posee la suficiente fuerza como para juzgarse descubre en sí mismo la fuente de todos sus errores. To el hombre está en cada hombre. […] Es tal identidad que alcanzamos con quien sufre que quienes logran destruirla adquieren a menudo una suerte de dureza para con ellos mismos que, en cierta manera, les priva de todo cuanto podrían esperar de la piedad de los demás.

Madame de Staël 1Si eludimos este tipo de historias más o menos íntimas y del todo truculentas, podemos aún acudir a otra también interesante si bien, esta vez, es de conocimiento público: la joven Germaine había situado grandes esperanzas en el imponente Napoleón, que al principio, como es sabido, fue erigido como la cabeza visible de los ideales revolucionarios. Con el paso del tiempo este general corso que a todos ilusionaba con sus aires renovadores comenzó a causar una notable desazón: no se trataba más que de una sombra del que en otro tiempo fue, alguien que ocultaba intenciones absolutistas y ambiciones desmedidas de poder, que dieron como resultado la imposición de un nuevo imperio. Es en este contexto en el que damos con una Madame de Staël decepcionada por la despótica actitud de Napoleón. Cuando éste tuvo noticia de que nuestra heroína celebraba reuniones y tertulias políticas en las que participaban los mayores detractores del corso, no tuvo más remedio que eliminar aquel foco de potencial insurrección, enviando a Germaine al exilio.

De esta huida forzosa surgieron viajes extremadamente útiles para formar definitivamente la personalidad y la obra de nuestra protagonista. De tales experiencias por Europa nació la especial vinculación que observamos en sus escritos entre el Romanticismo y el cosmopolitismo europeo, más propio de movimientos ilustrados. De singular importancia fue su estancia en Alemania, donde descubrió la verdadera “región del alma”; frente al materialismo de la corte imperial francesa, el espíritu alemán simbolizaba para Germaine “el ideal de toda magnificencia” –en contra de lo que por entonces ocurría en Francia, inundada de guerras intestinas por alcanzar el poder–. De tal germanofilia nació uno de sus escritos más celebrados, De l’Allemagne… pero Napoleón vigilaba de cerca: el emperador ordenó quemar la totalidad de la edición (más de diez mil ejemplares), aunque fue publicada tres años más tarde en Londres gracias a que el manuscrito fue sorprendentemente salvado. El propio Goethe escribió sobre De l’Allemagne que “debe considerarse como un arma poderosa que inmediatamente abrió amplia brecha en la muralla de China de anticuados perjuicios que nos separaba de Francia, haciendo que, por fin, allende el Rin y luego allende el canal, estuviesen más al tanto de nosotros, con lo que salimos ganando nada menos que en poder ejercer un vivo influjo sobre nuestro entorno del occidente europeo”.

Germaine se convirtió en todo un símbolo del antibonapartismo, de la brutalidad y ferocidad emanada de la última etapa de gobierno de Napoleón, y, como sugiere Roca-Ferrer, en la “exiliada por antonomasia, la prueba viviente de la crueldad de su imperial verdugo”. En estas Consideraciones leemos palabras inmortales en defensa de la libertad y del libre desarrollo de las propias capacidades, además de un pormenorizado pero muy ameno análisis histórico, político y social de uno de los períodos más turbulentos e intensos de la historia de los hechos humanos, la Revolución francesa. El objetivo de esta excepcional mujer no era otro que el de aunar el derecho a la pasión con el de la mencionada libertad, “un derecho que entiende constantemente torpedeado por hombres sin imaginación y en exceso sometidos a las convenciones y a los prejuicios sociales” –suscribe Roca-Ferrer–.

De una punta a otra del mundo, los amigos de la libertad se comunican gracias a las luces, del mismo modo que los hombres religiosos lo hacen a través de los sentimientos […]. Parece indudable que las luces son imprescindibles para elevarse por encima de los prejuicios: son ellas las que hacen palpitar el corazón como el amor o la amistad. Proceden de la naturaleza y ennoblecen nuestro carácter. Se diría que un sinfín de virtudes e ideas forman la cadena de oro descrita por Homero que, al vincular el hombre al cielo, lo libera de los grilletes de la tiranía.

Una personalidad extraordinaria para su tiempo, cuya obra ilustra como pocas el paso del siglo XVIII al XIX, del enciclopedismo ilustrado y el racionalismo al romanticismo como actitud vital, preparando el camino para poetas posteriores como Baudelaire o para el surrealismo de Rimbaud. Sólo una fue su máxima, que cumplió a rajatabla hasta el final de sus días: “hemos de aspirar a todo cuanto depende de nosotros”, guiados por la pasión y la consciencia de nuestra libertad y la de nuestros semejantes.

Nada hay más penoso que el instante que sucede a la emoción: el vacío que deja tras sí nos causa una mayor infelicidad que la privación misma del objeto cuyo deseo nos excitaba. Lo más difícil de soportar para un jugador no es haber perdido, sino dejar de jugar (De la influencia de las pasiones).

Anuncios

Un comentario en “Madame de Staël: mujer en Revolución

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s