El imperio de la Fuerza: filosofía y Star Wars

yoda

“Abandonarte la Fuerza no puede. Constante ella es. Si encontrarla no puedes, en tu interior y no fuera deberás mirar”. Yoda.

En diciembre de 2015 se estrenaba el esperado Episodio VII de Star Wars (El despertar de la fuerza [The Force Awakens]). En 2016 aparece Rogue One: Una historia de Star Wars. Nos preguntamos si algunas de las frases más célebres de sus personajes, y los conceptos que encierran, tienen algo que ver con la filosofía

Star Wars (La guerra de las galaxias) se ha convertido en un clásico de la ciencia ficción por derecho propio. Aunque ¿esconde más realidad de la que cupiera pensar en un primer momento? Su capacidad para presentar los problemas sociales actuales de la mano de las técnicas más avanzadas en efectos especiales han hecho de esta serie una auténtico fenómeno de masas. Pero ¿hay filosofía en Star Wars?

La Fuerza y los presocráticos

En una de sus intervenciones más célebres, el inolvidable y egregio maestro Yoda explica que “Un misterio infinito la Fuerza es. Mucho por aprender aún queda”. ¿Qué es esa “Fuerza”, tan misteriosa, tan repleta de connotaciones filosóficas, que hace acto de presencia en cada uno de los episodios de la afamada saga de George Lucas?

Lo cierto es que la Fuerza se asemeja a algunas de las nociones de los pensadores presocráticos. Desde sus más tempranos inicios, la filosofía se presenta como un dejar aparecer todo lo que es capaz de hacerse manifiesto. Desde esta perspectiva, las cosas no solo son diferentes entre sí, sino también idénticas, pues cada una es habitante del Todo. Si esta identidad de las cosas diferentes no se mostrase, las cosas diferentes no podrían aparecer como totalidad de las cosas: se iría dando esta o aquella parte del Todo, pero no el Todo que en él las tiene reunidas. De manera similar, el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi define la Fuerza como “un campo de energía creado por todas las cosas vivas”.

Pero, y aquí llega el problema, aunque las cosas son habitantes del Todo, no permanecen firmes e invariables, sino que se mueven, varían, nacen y mueren, se generan y se corrompen. Así surge la idea de arché (o principio), que desde el comienzo fue enunciada por los más antiguos pensadores griegos para designar la unidad de la que provienen las cosas y a la cual vuelven. Como apunta, de nuevo, Obi-Wan, la Fuerza es todo cuanto “nos rodea, nos penetra, y mantiene unida la galaxia”.

Para vencer a un enemigo no tienen que matarlo. Derroten la rabia que hay en él, y su enemigo no será más. La ira el verdadero enemigo es (Yoda).

Darth Vader

“No conoces el poder del lado oscuro”, asegura Anakin Skywalker, más adelante Darth Vader

Star Wars El despertar de la fuerzaBien y mal: el lado oscuro de la Fuerza

Pero las cosas nacen y mueren, aparecen y vuelven al polvo del que surgieron, se corrompen… Y es que la Fuerza consiste en un lado luminoso, en un lado oscuro y, a su vez, contiene un principio de unificación (tiempo y espacio) y otro de vida (contenedor de la energía de los seres vivientes). El lado luminoso de la Fuerza tiene que ver con el bien y la benevolencia, mientras que el lado oscuro hace referencia al odio, al miedo y, en último término, a la maldad.

Polos de un mismo imán que se atraen tanto como se repelen. El propio Yoda realiza un memorable discurso cuando asegura que “la fortaleza de un Jedi fluye de la Fuerza. Pero cuidado con el lado oscuro: ira, temor, agresión. Fácil fluyen rápidos a unirse en el combate. Si una vez tomas el sendero del lado oscuro, para siempre dominará tu destino. Consumirá tu voluntad”.

Como ya sugirió el marqués de Sade, “es tentar al hombre dejarle elegir”. Charles Baudelaire hablará de la irresistible llamada del mal: la perversidad, en todas sus vertientes, puede constituir una fuente inigualable de placeres. O, en expresión de Edgar Allan Poe, somos ángeles caídos. Expresión que el propio Baudelaire comentará: “¿no será la creación la caída de Dios?”.

Al fin y al cabo, como explica Yoda a Luke Skywalker, distinguir entre un lado y otro de la Fuerza no depende de razonamientos o argumentaciones al uso, sino que proviene más bien del sentimiento, como leemos en este diálogo entre ambos: “–Es el lado oscuro más fuerte? –No, no. Rápido, fácil, más seductor. –¿Cómo distinguiré el lado bueno del malo? –Tú lo sabrás estando tranquilo, en paz, su Fuerza el Jedi usa para sabiduría y defensa, nunca para atacar. –Pero dime por qué no puedo… –No, no, no hay un porqué”.

Luke, no olvides que el sufrimiento de un hombre es el sufrimiento de todos. Ante la injusticia, las distancias son irrelevantes. Si no se le detiene rápidamente, a la larga el mal se extiende para cubrir a todos los hombres, se hayan opuesto a él o lo hayan ignorado (Obi-Wan Kenobi).

Obi Wan Kenobi

“Recuerda, la Fuerza estará contigo, siempre”. Obi-Wan Kenobi.

La luminosidad del lado oscuro

Aunque se asocia habitualmente el lado oscuro de la Fuerza con la maldad y lo más bajo de nuestra humana condición, si atendemos a la caracterización de Darth Bane, quizás podamos recurrir a Nietzsche. Este Lord Oscuro (perteneciente a la orden de los Sith, antagonistas de los Jedis) asegura que “la Fuerza del lado oscuro yace en el poder del individuo. La Fuerza viene desde dentro. Debes aprender a controlarlo”.

Si ponemos la atención sobre Aurora, obra de Friedrich Nietzsche, leemos en el § 133 que “La verdad es esta: en la compasión –me refiero a eso que, de manera equivocada, suele llamarse habitualmente compasión– es cierto que dejamos de pensar conscientemente en nosotros, pero lo hacemos muy intensamente de manera inconsciente”.

El nuevo despertar que se anuncia en Aurora supone el anuncio de la inversión definitiva de todos los valores, capaz de otorgar confianza a todo lo hasta el momento despreciado, prohibido y maldito, analizando el origen de tales términos y poniendo sobre la mesa su contingencia y arbitrariedad. Frente a las morales de la renuncia voluntaria y la culpa (entre las que sin duda se encontraría el pensamiento Jedi), Nietzsche propone una moral aristocrática centrada fundamentalmente en la vida (entendida fisiológicamente) y el cuerpo.

Eres libre para hacer uso completo de tus poderes. Sólo necesitas la determinación para emplearlos, al margen de lo que le cueste a quien se interponga en tu camino (Darth Sidious a Darth Vader).

Toda moral existente se ha encargado, al contrario, de desviarse de la propia vida, llegando a declarar al cuerpo como un invitado efímero y despreciable. La compasión es una debilidad que aumenta el daño y el dolor en el mundo, por lo que ha de ser repudiada. Y así, en efecto, piensa el mismísimo Darth Sidious, quien asegura que “El lado oscuro de la Fuerza es un camino que puede aportar facultades y dones que muchos no dudan en calificar de antinaturales”.

Sin duda, Nietzsche sería un aventajado Lord Sith: un Sith sólo cuenta con su pasión para alcanzar su fuerza y, como explicará el propio Darth Sidious a Anakin Skywalker, “la única diferencia entre los dos es que un Sith no tiene miedo al lado oscuro de la Fuerza”.

Anuncios

2 comentarios en “El imperio de la Fuerza: filosofía y Star Wars

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s