Martha Nussbaum: desarrollo humano y mujer

Martha Nussbaum es tajante en las primeras líneas de Las mujeres y el desarrollo humano: “Las mujeres carecen de apoyo en funciones fundamentales de la vida humana en la mayor parte del mundo. Están peor alimentadas que los hombres, tienen un nivel inferior de salud, son más vulnerables a la violencia física y al abuso sexual”. Tales factores se ven reflejados en el estado anímico o bienestar emocional: las mujeres tienen menos oportunidades que los hombres para vivir libres de temores y disfrutar de tipos más gratificantes de amor.

En tu familia se me conoce como la segunda nuera. A lo largo de todos estos años no me he conocido a mí misma más que como tal. Hoy, después de quince años, estando sola a orillas del mar, reconozco que tengo otra identidad, la que consiste en mi relación con el universo y con su Creador. Esto me da el coraje para escribir esta carta como yo misma, no como la segunda nuera de tu familia.

Rabindranath Tagore, “Letter from a Wife”.

NussbaumEn cualquier caso, resume la autora, “las desiguales circunstancias sociales y políticas dan a las mujeres capacidades humanas desiguales“, y son tratadas como simples medios para obtener los fines de otros: reproductoras, encargadas de cuidados, puntos de descarga sexual, agentes de la prosperidad de una familia, etc.

Y es que si echamos un vistazo al Informe sobre desarrollo humano de 1997, no hay país alguno que trate a su población femenina en los mismos términos que a la masculina, aunque tal desigualdad, explica Nussbaum, está en correlación directa con la pobreza. En gran parte del mundo, las mujeres salen perdiendo por el hecho de ser mujeres: “Su poder humano de elección y de sociabilidad -asegura la pensadora norteamericana- resultan frecuentemente malogrados por sociedades en las que deben vivir como agregadas y sirvientas de los fines de otros, y en las que su sociabilidad está deformada por el temor y la jerarquía”.

Es curioso este juego del matrimonio. La mujer tiene siempre las mejores cartas y siempre pierde la partida.

Oscar Wilde

Martha Nussbaum plantea, a la vista de tales circunstancias, el enfoque de las capacidades, que resume de este modo: “La meta del proyecto en su conjunto es brindar el sustento filosófico para una visión de los principios constitucionales básicos que deben ser respetados e implementados por los gobiernos de todas las naciones como un mínimo requerido por el respeto a la dignidad humana“. Para ello adopta un principio de la capacidad de cada persona (para hacer y para ser), basado a su vez en el principio de tomar a cada persona como fin en sí mismo.

La educación de la mujer no puede llamarse como tal educación, sino doma, pues se propone por fin la obediencia, la pasividad y la sumisión.

Emilia Pardo Bazán

Un enfoque político basado en estas ideas de funcionamiento humano y capacidades brinda, así, una base apropiada para pensar acerca de tales problemas, “ayudándonos a construir principios políticos básicos que pueden servir de fundamento” para ofrecer garantías institucionales que los ciudadanos deberían hacer cumplir a sus naciones. La idea intuitiva del enfoque de capacidades es que, por un lado, ciertas funciones son particularmente centrales en la vida humana; y después, que existe algo que hace que tales funciones se realicen de manera verdaderamente humana, y no sólo desde una pespectiva animal, casi mecánica.

La idea central es la del ser humano como un ser libre dignificado que plasma su propia vida en cooperación y reciprocidad con otros, y no siendo modelado en forma pasiva o manejado por todo el mundo a la manera de un animal de rebaño. Una vida realmente humana es una vida plasmada íntegramente por estas potencialidades humanas de la razón práctica y de la sociabilidad.

Martha Nussbaum

En definitiva, el hecho de que las mujeres, por su desigualdad, no logren un nivel más alto de capacidad como aquel al que les da acceso la opción de las funciones humanas centrales es, por tanto, un problema de justicia: “Aun cuando las mujeres parezcan satisfechas con ciertas costumbres, debemos hacer la comprobación a nivel más profundo”, asegura Martha Nussbaum, pues si es verdad que existe “una diversidad que merezca ser preservada en las diferentes culturas, no es tal vez en las tradiciones de jerarquía sexual, ni menos aún en las tradiciones de esclavitud donde deberíamos buscarla”.

El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil.

Tolstoi

Una obra absolutamente imprescindible -escrita por la Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2012- que nos acerca a la posibilidad de comprender, a través de la puesta en práctica de las Humanidades (y de la filosofía en particular), el papel de la mujer en las sociedades actuales y la necesidad de reconsiderar las trabas políticas y prejuicios sociales que existen sobre la diferencia entre sexos.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s