Joan Margarit y José Manuel Caballero Bonald: poesía del refugio, poesía que crea realidad

Poesía y arquitectura. Curiosa y muy fructífera combinación. Porque el poeta, a fin de cuentas, no es más que un constructor de hogares lingüísticos, un creador de lugares que permiten habitar el mundo –en ocasiones, tan repleto de sinsabores y sinsentidos–.

Joan Margarit, poeta y arquitecto leridense, escribió gran parte de su obra en catalán; porque una lengua no se elige, se nace en ella y, como tal, también es madre, y cimientos, y amparo. Margarit, que falleció el pasado 16 de febrero de 2021, cultivó una poesía que afrontaba la realidad, que no le tenía miedo, aunque sí expresó, como ninguna otra obra poética de nuestras letras contemporáneas, los temores que debemos afrontar. Todos. Sin excepción. Jamás se parapetó en la literatura para esconder sus sentimientos, sino que la empleó para expresarlos y, más aún, reivindicarlos; porque la poesía sólo es significativa, en términos biográficos y antropológicos, cuando enuncia el vivir de la existencia: justamente aquello que convierte la existencia en biografía, en un relato, en el relato que somos.

Uno de los momentos más trágicos, pero también más fructíferos, de la vida de Margarit fue el fallecimiento de su hija Joana (apenas tenía treinta años), a quien dedicó un poemario homónimo. En aquel instante, como él mismo escribía, le separaba de su hija «el abismo del nunca más. Los treinta años que hemos vivido juntos son ahora el único contrapeso y mi tesoro». En uno de sus poemas, «Recompte» en su original catalán («Recuento»), reconocía, en un diálogo imaginado con su mujer, que «nuestra hija es la angustia por el paso del tiempo / que, despacio, va helándonos la vida». Con la muerte, «todo pierde su frágil misión», pero, por otro lado, la palabra, en su misterioso y atemporal hacer, puede recorrer el pasado, hacer prisionero el recuerdo y mantener viva la memoria del amor, la memoria del milagro. En ese sentimiento, que podríamos tildar de esperanzado desconsuelo, deambuló toda la poesía de Margarit.

Porque todos somos polvo que al polvo vuelve, del cual la palabra, aquel lógos de los griegos que se presenta como origen de todo, también es final. Un final que, en su meta, se reinventa y, llegado el punto final, busca una nueva hoja en blanco en la que, de nuevo, la palabra renace: como cobijo. Porque, escribió Joan Margarit, «la libertad es un extraño viaje»: pero, sobre todo, una forma de amor. De construir(se) refugios que habitar.

Por su parte, dejó escrito el poeta José Manuel Caballero Bonald (1926-2021), Premio Nacional de Poesía en 2006 y Premio Cervantes en 2012 (entre otros muchos galardones), que «sobre todas las cosas me interesa hurgar en los espacios solitarios, complejos y escondidos de la vida, del pensamiento. Ahí es donde posiblemente pueda vislumbrar las luces –tamizadas y engañosas– que me interesan». La naturaleza fue una de sus grandes inspiradoras; un espacio en el que encontraba una sacralidad imponente y misteriosa y donde, en sus palabras, se despertaba una irreprimible «voluntad de auscultación de lo invisible».

La existencia, en su doble vertiente –corporal y espiritual–, supuso uno de los grandes temas de sus creaciones: una dualidad irreconciliable… salvo en la poesía y acaso en el amor. En su poema «Doble vida» así lo manifestó: «Entre dos luces, entre dos historias, entre dos filos permanezco, también entre dos únicas equivalencias con la vida». La memoria de lo vivido y experimentado se funde en ocasiones con la de lo ansiado por vivir y experimentar. Con ello creamos un segundo mundo, el de la imaginación y la fantasía, que es tan efectivo como el real, pues «hay una memoria fingida y otra verídica que literariamente valen igual. Ambas son literatura». Y ambas son vida mediante la palabra.

Cualquier evocación de lo vivido significa, a la vez, inventarlo, hacerlo presente: la poesía crea realidad porque apela al misterio esencial que somos, y al intentar aprehenderlo, lo decimos, lo ex-ponemos. La poesía como creadora: «Se me ha olvidado todo lo que no dejé escrito». La poesía, pues, como iniciadora en el misterio de lo indecible. Aunque fue también Caballero Bonald un ensalzador de la vida en todas sus formas. Desde la “sagrada barra del bar”, como la llamaba, pasando por el sentido de la libertad y la justicia, hasta las experiencias que nos transportan a una inefable trascendencia que nos llama a «descubrir un mundo ignorado» y al «acto de dar forma a lo invisible».

3 comentarios en “Joan Margarit y José Manuel Caballero Bonald: poesía del refugio, poesía que crea realidad

  1. El poeta construye en palabras una morada donde vive y se siente acogido, no hay otra morada para él un refugio donde vivir otras ficciones, pues se ha vuelto el único habitante de una construcción que ha elaborado con infinita paciencia. Dichosos quienes disfrutan de alguna morada pues gozan de las ventajas de una privacidad que han elegido.

    Me gusta

  2. Saludos, el poeta crea partiendo de sus experiencias vividas o situaciones en su diario vivir. Ese es el ejemplo de este poeta, al relatar su suceso de la persona ausente, en este caso su hija. Creo excelente entrada para conocer un poeta y apreciar su poesía, en cuanto su vida para entenderlo y degustar como el buen vino se degusta.

    Me gusta

  3. En el terreno de las palabras, de la escritura, las vivencias ciertas tienen el mismo valor que la fantasía.

    ¿Por qué entonces, en la cotidianidad y en nuestros juicios, menospreciamos el contenido de lo imaginado y las ensoñaciones? Aún más, pese a que estos no repercuten con efectos materiales inmediatos en el mundo exterior, sí determinan nuestra personalidad, carácter y pensamientos, y, de ese modo, crean el auténtico mundo en el que existimos.

    Debemos dedicar más tiempo y empeño a soñar y vivir las fantasías. Este es un escenario ilimitado, en el que nada es imposible.

    Me gusta

Responder a Arturo_27 Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s