El filósofo idiota: una interpretación de un clásico de Dostoyevski

Las grandes obras encierran insospechadas interpretaciones. Lo que las hace grandes no es tanto su calidad indiscutible, su originalidad o su atemporalidad, sino la capacidad de hacer grandes a sus lectores. Es decir, uno es mejor después de haber leído, por ejemplo, El idiota de Dostoyevski, porque el autor le llena de emociones, de ideas, de pasiones…