Eichendorff o las dos caras de la noche

Los abismos nocturnos ejercieron una profunda atracción en casi todos los autores románticos. Puede que sea por la incapacidad de distinguir en la noche los objetos que, a diferencia de los contemplados bajo la luz diurna, parecen estar unificados aspirando de este modo al Absoluto perseguido por el Romanticismo y que implica la unificación de…