“El saldo del espíritu”, de Antonio Valdecantos

Como cualquier otra industria sumida en el abismo del capitalismo, el sector editorial -a pesar del trasfondo cultural y casi romántico que encierra- se encuentra expuesto como el que más a la necesidad de producir un sinfín de libros que satisfagan no sólo las necesidades de los potenciales lectores y que cubran los posibles vacíos científico-instructivos…