Un Nietzsche ilustrado: “No soy un hombre. Soy dinamita”

El 18 de enero de 1889, Friedrich Nietzsche es ingresado en la clínica psiquiátrica de Otto Binswanger, en la ciudad de Jena, aunque pronto lo darían por perdido y deciden enviarle a casa con el diagnóstico de “incurable”. Primero fue asistido en Naumburgo por su madre, Franziska, hasta que ésta muere en 1897 y, entonces,…