La cotidiana intimidad de Pessoa

Necesitaría un alma más saludable para aprender a reposar. Para ser un hombre de acción necesitaría algo entre el cuerpo y el alma de lo que no dispongo: puedo moverme, pero me falta el deseo. Escribía Fernando Pessoa el 21 de noviembre de 1914 en sus notas más íntimas que, al fin, aquel día había…