Un paseo (de libros) por la ciencia

El universo en tu mano.jpgA pesar de la percepción que se tiene de la ciencia como algo difícil y embrollado, ligado al experto que la ejerce y ajeno al público en general, las obras que acercan distintas disciplinas al lector no especializado van en aumento.

La existencia del universo, de un contenido estelar y planetario en un continente aparentemente vacío e ilimitado, de seres biológicos, etc. nos lleva a pensar en una “Causa Primera”, en un origen, en un inicio e, irremediablemente, en un desarrollo o transcurso y un final. El establecimiento de límites, el conocimiento de la naturaleza del tiempo o de la mente humana son cuestiones que grandes pensadores se han planteado tras echar una mirada al cielo estrellado de una noche de verano.

En los inicios del pensamiento, en tiempos en los que ciencia y filosofía estaban unidas, la demostración de los hechos iba ligada a la reflexión existencial. El filósofo griego Aristóteles en el año 340 a.C. establecía en su libro De los cielos argumentos para creer que la Tierra era redonda y no plana. Posteriormente, Ptolomeo planteó un modelo cosmológico completo en el que la Tierra era el centro del universo y, finalmente, dicho modelo fue refutado por Copérnico, Galileo y Kepler demostrando que los planetas giraban alrededor del Sol describiendo órbitas elípticas. Los límites del universo en el espacio o su principio en el tiempo también fueron examinados por san Agustín o Kant.

Desde un punto de vista físico, los avances en el entendimiento de los agujeros negros, el Big Bang o las fuerzas atómicas que gobiernan la bioquímica y biología van ligadas a multitud de fórmulas y complejas expresiones matemáticas, pero el fundamento teórico puede ser expresado mediante palabras. Y eso ha hecho el célebre físico francés Christophe Galfard con su obra divulgativa El universo en tu mano. Un volumen titánico que desentraña mediante la palabra el conocimiento científico de la física teórica desde sus inicios hasta la actualidad mediante la imaginación y la diversión. Un libro que no deja indiferente y facilita la comprensión de nuestro contexto vital poniéndolo al alcance de todos.

[Con este viaje] has descubierto las herramientas que permitirán a nuestra especie hallar soluciones y sobrevivir. Nuestros cerebros. Nuestras mentes. Nuestra imaginación. La ciencia.

[…] ampliar nuestro conocimiento y nuestros sueños colectivos, y perseguir bellezas y misterios ocultos es el camino que nos llevará a lograr la supervivencia a largo plazo de nuestra especie.

Para el lector avezado en física, también destacamos la obra de Stephen Hawking Historia del tiempo. Del Big Bang a los agujeros negros. Aunque de carácter divulgativo, el autor emplea en su libro nomenclatura científica que dificulta su lectura pero este genio de la física teórica nos acerca a su objetivo vital: encontrar una teoría que lo explique todo, una teoría cuántica de la gravedad. Una aproximación científica con tintes filosóficos a grandes cuestiones planteadas por la humanidad desde los albores de los tiempos que anima al trabajo multidisciplinar entre ciencias y humanidades para acercarnos al cómo y al porqué del mundo que nos rodea.

[…] Todos, filósofos, científicos y la gente corriente seremos capaces de tomar parte en la discusión de por qué existe el universo y por qué existimos nosotros. Si encontrásemos una respuesta a esto, sería el triunfo definitivo de la razón humana, porque entonces conoceríamos el pensamiento de Dios.

 

La vida, tal y como la conocemos, encierra multitud de misterios y desentrañar las claves de la naturaleza supone un reto para el ser humano. Desde el funcionamiento de la célula, pasando por condiciones extremas de supervivencia hasta alternativas en otros planetas dentro o fuera del Sistema Solar, el biólogo Lewis Dartnell describe en su obra Vida en el universo el conocimiento actual sobre astrobiología. A través de la exploración de esta área del saber, el lector podrá profundizar en los principales retos de esta disciplina y cómo la bioquímica y la biología molecular abordan cuestiones como requerimientos vitales, estructurales, influencia de la radiación, ausencia de gravedad, etc. Un estudio multidisciplinar del origen, evolución, distribución y futuro de la vida en el universo.

Hasta las galaxias más distantes del universo visible contienen las mismas moléculas simples halladas en las nubes de polvo interestelar de nuestra propia galaxia y, por tanto, es probable que también abunden en ellas sustancias orgánicas creadoras de vida. Lo más probable es que en todo el universo abunde la vida, lo único que hace falta es que empecemos a asomarnos al exterior para encontrarla.

Y precisamente en biología, el descubrimiento más importante desde que Charles Darwin publicara en 1859 El origen de las especies fue probablemente la caracterización de la estructura de la doble hebra de ADN como molécula portadora de la información genética. Un acontecimiento que le valió el Premio Nobel en diciembre de 1952 a Maurice Wilkins, John Steinbeck, John Kendrew, Max Perutz, Francis Crick y James D. Watson. Un relato autobiográfico de este último científico se puede encontrar publicado en Alianza Editorial con el título La doble hélice. Relato personal del descubrimiento de la estructura del ADN. Un libro repleto de anécdotas y hechos que fueron sucediéndose hasta culminar con un hito para la historia de la ciencia. Argumentar sobre un “principio biológico perfecto”, la herencia y su naturaleza bioquímica, o el papel sumamente relevante que jugó la química Rosalind Franklin trasladan al lector al ambiente científico que se respiraba en la Universidad de Cambridge en aquellos días. Una obra emocionante, llena de personalidad, que acerca un poco más la investigación y sus vicisitudes al público general.

[…] la ciencia rara vez progresa de la forma lógica y directa que imaginan las personas ajenas a ella. Por el contrario, sus pasos hacia delante (y hacia atrás) suelen ser sucesos muy humanos en los que las personalidades y las tradiciones culturales desempeñan papeles fundamentales (James D. Watson).

El repaso de estas cuatro obras no sólo aportará y descubrirá información especializada al lector, también le dotará de una experiencia sensible y enriquecedora base del aprendizaje y del progreso cultural. Como escribía don Santiago Ramón y Cajal:

No basta examinar; hay que contemplar: impregnemos de emoción y simpatía las cosas observadas; hagámoslas nuestras, tanto por el corazón como por la inteligencia.

Anuncios

¿Algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s