Baltasar Gracián: retomando el Siglo de Oro en tiempos de crisis

Suele considerarse que la literatura en España alcanzó una de sus cimas de producción, fundamentalmente, a través del estilo culterano de Luis de Góngora y la poesía y la prosa de Francisco de Quevedo, uno de nuestros más ingeniosos conceptistas y sin duda el más claro exponente de la sátira española. Sin embargo, en este contexto del Siglo de Oro de nuestras letras, suele olvidarse a otra de las grandes figuras de aquel tiempo: Baltasar Gracián (1601-1658), también mente preclara y maestro conceptista, padre de un tipo de literatura moralista que no encuentra parangón en la tradición española anterior al siglo XX.

52. Nunca descomponerse. Gran assunto de la cordura, nunca desvaratarse: mucho hombre arguye, de coraçon coronado, porque toda magnanimidad es dificultosa de comoverse. Son las passiones los humores del ánimo, y cualquier excesso en ellas causa indisposición de cordura; y si el mal saliere a la voca, peligrará la reputación. Sea, pues, tan señor de sí, y tan grande, que ni en lo más próspero, ni en lo más adverso pueda alguna censurarle perturbado, sí admirarle superior.

Gracián, Oráculo manual y arte de prudencia

Baltasar GraciánTanto la poesía como la prosa del Barroco español tuvieron su expresión de acuerdo con dos corrientes de estilo ciertamente diversas: la culterana y la conceptista. De forma tradicional, el conceptismo designa un estilo basado en sus líneas generales en el ingenio y sutileza de las asociaciones de palabras o ideas, poniéndose de relieve muy notablemente en la prosa barroca (a través de Quevedo o Gracián). Por lo que toca al culteranismo, se caracterizaba por un estilo que hace uso excesivo de las metáforas y de un lenguaje cultista, es decir, repleto de neologismos y tendiendo a una sintaxis latinizada.

Casi en su totalidad, la obra de Gracián puede tomarse como un intento público de desengañarse del mundo. Aunque a lo largo de toda su vida trató con muy diversas personas, este jesuita tuvo que sufrir al final de sus días durísimas sanciones por haber publicado sus libros sin el permiso expreso de los superiores de la Compañía de Jesús, llegando a ser destituido de la cátedra que ostentaba en Zaragoza, desterrado e incluso sometido a un ayuno de pan y agua. Gracián intentó sin éxito ingresar en otra orden religiosa, pero la muerte fue más rápida que sus intenciones.

299. Dexar con hambre. Hase de dexar en los labios aun con el néctar. Es el deseo medida de la estimación; hasta la material sed es treta de buen gusto picarla, pero no cabarla. Lo bueno, si poco, dos vezes bueno. Es grande la vaxa de la segunda vez: hartazgos de agrado son peligrosos. […] Gústase el doble de la felicidad penada.

Gracián, Oráculo manual y arte de prudencia

GraciánEn cuanto al tipo de literatura que llevó a cabo, Gracián supone un caso único en nuestro Siglo de Oro: en España no abundaban los escritores moralistas, del estilo de los franceses La Bruyère o La Rochefoucauld, e incluso Maquiavelo en Italia. Gracián, como tipo, se acerca más a estas figuras extranjeras que a autores españoles. Sus primeras obras compendian las cualidades ideales que deberían reunir los arquetipos sociales del héroe, el cortesano o el político.

El grueso del pensamiento de Gracián se encuentra en el Oráculo manual y arte de prudencia (1647), así como en una de las grandes novelas de la historia universal de la literatura: El Criticón (1651-1657), donde presenta la vida como una lucha, la continua perfección como un no dejarse nunca ir (atenerse siempre a la razón, no a la pasión), el ideal del más sabio como un bastarse a sí mismo, el carácter ultrajante del deseo como máquina que teje constantemente un mundo de ilusiones, etc., asuntos todos que fueron retomados por dos gigantes alemanes posteriores como Arthur Schopenhauer (que tradujo el Oráculo al alemán) y Friedrich Nietzsche. En el Oráculo, donde precisamente encontramos una colección de aforismos redactados con un característico tono seco y epigramático, pero muy pulido, damos de nuevo con el núcleo de su filosofía en máximas por lo general bastante breves: no descomponerse, tener buenos repentes, saberse atemperar, ser hombre de buen dejo, saberse negar, ser hombre de resolución, o nunca perderse el respeto a sí mismo. Nietzsche, algunos cientos de años más tarde, dejaría dicho en El crepúsculo de los ídolos: “Regla suprema: es preciso no ‘dejarse ir’ ni siquiera delante de sí mismo”.

Cauta, si no engañosa, procedió la naturaleza con el hombre al introduzirle en este mundo, pues trazó que entrasse sin género alguno de conocimiento para deslumbrar todo reparo. […] Parece que le introduze [al hombre] en un reino de felizidades y no es sino un cautiverio de desdichas; que cuando llegar a abrir los ojos del alma, dando en la cuenta de su engaño, hállase empeñado sin remedio, véese metido en el lodo de que fue formado; y ya, ¿qué puede hazer sino pisarlo, procurando salir dél como mejor pudiere?

Gracián, El Criticón, comienzo de la “Crisi Quinta”

Bodas de arte e ingenioEn definitiva, Gracián persigue una integración armónica de todas las aptitudes del ser humano en ese mundo de miserias y de continua lucha, lo que él mismo llamó una “gran sindéresis”, consistente “en una connatural propensión a todo lo más conforme a razón, casándose siempre con lo más acertado”.

Aurora Egido, miembro de la Real Academia Española (es la novena mujer en conseguirlo), cuenta con uno de los estudios más completos en español sobre la obra de nuestro egregio pensador. El título, de por sí elocuente, hace alusión a dos de los conceptos más desarrollados por el autor nacido en Calatayud: la agudeza y el ingenio.

Como Egido apunta en las primeras líneas del libro, “Gracián se presenta como una sagaz luminaria de nuestro tiempo al ofrecernos el curso y el discurso de la vida como una cadena de continuadas crisis o juicios que obligan al discernimiento, a la deliberación y a la elección en todos los ámbitos”.

Fáltanos la admiración comúnmente a nosotros porque falta la novedad, y con ésta la advertencia. Entramos todos en el mundo con los ojos del ánimo cerrados y cuando los abrimos al conocimiento, ya la costumbre de ver las cosas, por maravillosas que sean, no dexa lugar a la admiración. […] [P]ero los varones sabios vuelven atrás, renovando el gusto y contemplando cada cosa con novedad en el advertir, si no en el ver (El Criticón, I, 2).

En un recorrido enciclopédico por la obra de Gracián, Aurora Egido examina y desarrolla en Bodas de Arte e Ingenio, con magnífica prosa erudita, las distintas nociones principales de este autor, a veces tan funestamente olvidado.

96. De la gran sindéresis. Es el trono de la razón, basa de la prudencia, que en fe della cuesta poco el acertar. […] Todas las acciones de la vida dependen de su influencia, y todas solicitan su calificación, que todo ha de ser con seso. Consiste en una conatural propensión a todo lo más conforme a razón, casándose siempre con lo más acertado (Oráculo manual y de prudencia).

Una faceta recogida de manera brillante por Egido: “Él apeló siempre al ideal de un ‘corazón puro’, como órgano sin excrementos, que tiene su punta dirigida a la tierra, pero al que pintan con alas ‘para que lo realcen’. De esta forma, la ‘libertad de ingenio’ se completó en él con la ‘libertad de corazón’, aunque esta tenga sus límites, tanto en uno mismo como en su relación con los otros”.

Egido presenta a Gracián en sus aspectos personales y doctrinales como alguien que se adelantó a su tiempo y que diagnosticó los males sociales e individuales de un periodo histórico tan oscuro como inquietante: “Gracián denunció la falsedad inherente a las repeticiones que se disfrazan de novedad. Aspirante a la grandeza y a dibujar el perfil de un varón excelente en todos los empleos, sabía, sin embargo, de las limitaciones humanas para alcanzar la perfección”.

Un ensayo prolífico y generoso en los detalles, de muy agradable lectura, que ayudará al lector a situar en el lugar histórico que corresponde a este autor aragonés, de pluma inigualable y tasador sin par de las lacras y tormentos más acuciantes del alma humana. Sin duda, uno de los ensayos más importantes publicados en los últimos años.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s